martes, 21 de abril de 2009




El era alegre y era astuto
Ella era triste y era sumisa


El cantaba mientras Ella escribía versos abstractos


Ambos estaban locos
Ambos respiraron un mismo aliento


El era apuesto
Ella era hermosa


Sus dedos recorrieron por los caminos de sus húmedos cuerpos. La pasión, la sangre y los besos que incendiaron a llamaradas trémulas


El era hoguera y era invierno
Ella era fuego y era tempestad


Padecían, ocultos se comían a besos
Los clásicos sitios de encuentros de la ciudad donde caminaban como los transeúntes parlanchines


Tenían miedo?, si que lo tenían...



Se amaba
Se miraban
Se escondían
Se admiraban
Se mordían
Se escupían

Se besaban
Se golpeaban
Se acariciaban
Se gritaban

Se callaban
Se acostaban

Se bañaban
Se amaban…
Se despertaron


El era alegre y era astuto
Ella era triste y era sumisa

Murieron del mismo dolor.



De: Lia Varney.


____________________________

Nada cambiara.




1 comentario:

Danthe dijo...

¿Será,querída, que nos estás dando a concer cierto pedazo de vuestra vida?